miércoles, 5 de septiembre de 2012

Postvacacional



Hola! ya estamos de vuelta, pronto comenzaremos a colgar recetas, realizarlas y compartirlas, antes de nada, ya que aún estoy postvacacional, me gustaría agradeceros vuestra participación o visita a nuestro blog, que sirva de ventana al mundo.
Tengo varias observaciones que me gustaría compartir, una de ellas es la desagradable estampa que me encontré en un lugar en los que estuve, una familia (aquí todo normal), en este caso con algo de sobrepeso, pero lo peor no era la obesidad del padre (en un estado de no retorno, a salvo de una operación de estómago) si no el comienzo de la obesidad de su hija, tomando una suculenta hamburguesa, que por supuesto las hamburguesas son sanas (consumida esporadicamente ), pero no es por eso sorpresa, ya que si tienes un problema, intenta evitar que tus hijos lo tenga, supuestamente es lo que más quieres en este mundo. Enseñarle a cuidarse y a comer. Intentar entre todos, cuidar de nuestros niños, sus costumbres y sobre todo su salud , es nuestro futuro.

Hablando de aprender a comer, creo que también es importante crear una cultura gastronómica,  crear una dieta equilibrada, pero ya desde dentro de casa, cuesta muy poco variar las comidas, y nos saldrá más barato consumir productos de temporada, acaso vemos muchos turrones en agosto en las tiendas, pues igual que comprendemos eso, comprender y aprender las temporadas de las verduras, frutas... incluso de los platos típicos de cada fecha, torrijas en semana santa, turrones en navidad, cardo en invierno, sandías en verano... todo esto creado desde una base, desde casa podremos hacer cambiar el mundo gastronómico y valorar las cosas en su cada momento, el todo vale, creo que no. Si nuestro hijos nos ven leer, ellos leerán, si nos ven fumar y beber... igual no... pero hay posibilidades de que nos imiten.

Otra curiosidad, es normal que pase en Agosto, pero pasará en la ciudad de origen de este cliente, en un restaurante con un fabuloso menú, de precio muy económico, aún se quejaba un cliente del precio o del entrecotte que estaba algo duro, (ir a cualquier super y comprar un filete , son 5-6 e, ahora cocinarlo y servirlo, añadirle las bebidas , por no hablar de pagar los impuestos) eso si un buen paquete de tabaco que costaba la mitad del menú y para terminar un buen gintonic, que costaba lo mismo que el menú, cada uno tiene derecho en gastarse su dinero en lo que quiera, pero gastarse más en vicio que en comer... lo pero que tambien llevaba niños, al final tenemos lo que nos merecemos.


Publicar un comentario